Convivencia entre perro y gato: consejos para que se lleven bien

Es emocionante agregar una nueva mascota adorable a nuestras vidas, excepto tal vez cuando tengas que presentarla a otra mascota que ya ha reclamado tu hogar. Esto es especialmente cierto si uno es un perro y el otro es un gato. Hablaremos a lo largo de este post sobre algunos consejos sobre la convivencia entre perro y gato para que se lleven bien para así evitar peleas entre ambos día a día.

El viejo dicho de que los perros y los gatos no pueden vivir juntos no es cierto. Puedes tener un perro y un gato bajo tu techo, no solo tolerándose, sino disfrutando de la interacción y de ser parte de una familia.

Pero todavía hay algunos preparativos que deben tenerse en cuenta, por lo tanto, si tienes un gato y un perro y no se llevan bien, o si estás pensando en introducir una mascota a otra en tu hogar, este artículo te ayudará a través de algunas de las fases clave para asegurarse de que ambas lleguen a amarse entre sí.

Consejos para que tu perro y gato se lleven bien 2

¿Qué pasa en la convivencia entre perro y gato?

Los perros y los gatos son animales complejos, con necesidades emocionales que pueden alterarse fácilmente y causar ansiedad. Cuando un perro y un gato se presentan por primera vez, si la situación es ansiosa, los animales se asociarán con sentimientos negativos. Por tanto, será mucho más difícil animarlos a vincularse.

Sin embargo, cabe señalar que incluso si esto ocurre, la asociación negativa puede revertirse con paciencia y dedicación. Para ambos animales, preséntalos de una manera que demuestre que está feliz y a gusto con ellos, demostrando que se encuentran en un entorno seguro y protegido. Los animales siempre socializan más fácilmente cuando están relajados.

Ya sea que estés presentando un nuevo perro a tu gato, o un nuevo gato a tu perro, no tiene por qué ser difícil. Aquí hay algunos consejos de expertos para ayudar a mantener la paz durante la transición.

Introduciendo un perro en tu hogar

Los gatos pueden ser muy territoriales, tanto que pueden, si se les obliga, luchar hasta la muerte por su territorio directo cuando se encuentran con otros gatos. Si vas a traer un perro a tu casa y ya tienes un gato, tendrás que hacerlo de una manera en la que tu gato no sienta que su territorio está amenazado.

En la primera convivencia entre perro y gato, trata de mantener al perro alejado de las áreas «principales» donde el gato tiende a dormir o esconderse. Estos son los puntos que tu gato protegerá más.

Cuando presentes a tu perro, mantenlo atado y asegúrese de que su gato tenga suficiente espacio para desocupar el área alrededor del perro si siente la necesidad.

Introduciendo un gato en su hogar

Mantén a tu nuevo gato en una habitación diferente a la de tu perro durante uno o dos días. Asegúrate de que tu nuevo amigo tenga juguetes, un lugar para dormir y todo lo que necesite para ser feliz durante ese corto tiempo.

Esto permitirá que el olor del gato se convierta en una faceta familiar del hogar para tu perro. Una vez que el gato ha escuchado al perro, pero parece relajado y quiere salir de la habitación, es una señal de que tiene más confianza.

Si te has ganado la confianza de tu gato, mantén al animal en tus brazos y deja que tu perro se acerque a su propio tiempo. Eventualmente sentirá curiosidad y se acercará a olfatear a su nuevo amigo. Esto ayuda a su perro a asociar un enviado, la principal forma de comunicación en los caninos, con su nuevo gato.

Consejos para que tu perro y gato se lleven bien

Entrenamiento y obediencia

Dependiendo de lo bien que se porte un perro, podría ser una buena idea incorporar un nivel de entrenamiento de obediencia en la forma en que interactúa con tu gato. La razón de esto es que los perros tienen un fuerte instinto de persecución. Esto no significa que quieran comerse al gato (aunque siempre debes tener cuidado), pero sí significa que tu perro podría encargarse de perseguir a tu gato por la casa.

Esto provocará ansiedad en el gato si no reconoce esto como un juego y, en el peor de los casos, el gato podría decidir defenderse, lo que podría resultar en una lesión para el perro. No hay necesidad de entrar en pánico por esto, sin embargo, rara vez se trata de esto.

La mayoría de los dueños de perros conocen órdenes como «siéntate» o «acompaña», pero la orden «déjalo» o «detente» es una excelente manera de demostrarle a tu perro que no quieres que persiga a tu nueva mascota. Es una forma eficaz de controlar cómo estará tu perro con tu gato.

Si bien algunos gatos pueden ser demasiado curiosos, la mayoría son cautelosos por naturaleza, por lo que es de esperar que no perseguirán al perro. Si lo hacen, podría valer la pena usar un arnés y una correa para gatos cuando los animales estén juntos inicialmente.

Observa si quieren jugar juntos

Uno de los errores más grandes que puede cometer el dueño de una mascota mediante la convivencia entre perro y gato, es asumir que cuando un animal está listo para jugar, el otro también lo está.

El juego es una forma importante para que se produzcan alianzas y socialización para perros y gatos, pero ambos animales deben estar dispuestos a participar.

Por ejemplo, es posible que tengas un gatito que solo quiera jugar con un perro mayor, una gran señal del gato, pero si el perro muestra algún signo de frustración o intenta escapar y no puede, esto puede llevar a algunas confrontaciones de problemas. Lo contrario es igualmente cierto.

En las primeras semanas, observa el comportamiento lúdico de ambos animales. Cuando sientas que uno no está de humor, trata de separar a tus dos mascotas con cuidado. Con el tiempo, el otro animal se acercará y disfrutará jugando, pero a veces un perro puede estar más dispuesto a entablar una amistad que un gato, y viceversa.

Esto es especialmente cierto cuando un animal es muy joven y el otro mucho más grande y mayor. Esa puede ser una combinación potencialmente peligrosa, pero con un poco de paciencia y animando a ambos animales a jugar cuando sea el momento adecuado, eventualmente se unirán.

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: El titular de la web Más información
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de Webempresa, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.