Mi perra está embaraza: ¿qué hacer y cómo actuar?

Si su perra parece diferente, aumenta de peso y parece un poco más lenta de lo habitual. Está comiendo y bebiendo bien, parece cómoda, pero algo está un poco mal. Podrías preguntarte: ¿Mi perra está embarazada? Tu mente seguramente comienza a correr a pensar de todo, sin embargo, hay que tomárselo con calma. Te diremos qué hacer y cómo actuar en una posible sospecha de embarazo de tu perrita y que este sea positivo.

Seguiremos adelante y declararemos lo obvio aquí: si tu perra está esterilizada… no está embarazada. Si tu perra no está esterilizada o si estás tratando de criarla, hay algunos signos reveladores de que, de hecho, podría estar embarazada.

Mi perra está embaraza

¿Cómo saber si mi perra está embarazada?

Signos físicos

Uno de los signos más comunes es la hinchazón de su estómago ya que comenzará a aumentar de peso entre 45 y 50 días después de la concepción. Si está pariendo cachorros, los signos adicionales de que tu perra podría estar embarazada incluyen disminución de la actividad, cambios en el apetito, manifestaciones de comportamientos de anidación como triturar la ropa de cama o cavar o rascar el piso, pezones agrandados y aumento de peso. El embarazo de una perra típica dura entre 58 y 68 días.

Cambios de comportamiento

Cuando una perra está embarazada, lo más probable es que actúe de manera un poco diferente debido a sus hormonas. Los cambios de comportamiento incluyen disminución de energía y desinterés en su rutina de ejercicio regular. Si tu perra se comporta de manera extraña, podría ser una indicación de que algo anda mal con respecto a su salud o podría estar teniendo cachorros. Algunas perras preñadas se volverán más pegajosas con sus dueños mientras esperan.

Otras perras tienden a aislarse y prefieren que los dejen solos. La fase de reclusión es particularmente cierta durante las últimas etapas del embarazo cuando comienza a mostrar comportamientos de anidación.

Algunas perras también pueden mostrar pérdida de apetito o signos de depresión durante el embarazo. ¡Esas nuevas emociones de mamá embarazada pueden ser fuertes!

Probablemente estará un poco más irritable durante este tiempo y vagará hacia escondites durante este tiempo. Buscando su propio lugar cómodo para descansar y prepararse para dar a luz a sus cachorros. Este es un comportamiento materno instintivo porque si estuviera sola, necesitaría un espacio seguro y privado donde pueda dar a luz y criar a los cachorros mientras son pequeños, vulnerables y dependen únicamente de ella.

Ir al veterinario lo más pronto posible

Si crees que tu perra está embarazada, se recomienda llevarla al veterinario para un examen. Su veterinario puede usar varios métodos diferentes para determinar si tu perra está embarazada. Después de 21-25 días, su veterinario puede realizar un análisis de sangre para la Relaxina, una hormona que solo producen las perras preñadas. Este método confirmará el embarazo, aunque no confirma el número de crías.

Otra prueba de embarazo común que se realiza es con una ecografía. Es una opción confiable y no invasiva que puede detectar cachorros alrededor de los 28 días. El método más preciso para detectar la cantidad de cachorros es con una radiografía, que puede distinguir los esqueletos después de 49 días. Sin embargo, algunos veterinarios desaconsejarán realizar una radiografía para evitar exponer a los cachorros en desarrollo a la radiación.

Preparándose para una nueva camada

En los meses previos al parto, no hay mucho que deba hacer por la futura madre además de asegurarse de que continúe recibiendo una dieta buena y saludable. Debe alentarla a hacer ejercicio para que esté en buena forma para lo que podría ser un parto largo y prolongado.

En los días previos a que tu perra dé a luz probablemente comenzará a inquietarse y a rascarse el suelo o la cama. Ella está buscando hacer un nido para el parto. Debe proporcionarle un recinto, idealmente esto debería ser algo de donde pueda entrar y salir, pero confine a los cachorros

Una caja de cartón de un tamaño apropiado para tu perra será suficiente o podría considerar una piscina para niños pequeños. Llena el «nido» con toallas, mantas o sábanas viejas. Sin embargo, no uses nada que esperes usar nuevamente, ya que dar a luz tiende a ser un asunto complicado.

Si conoce el día de la concepción, su veterinario debería poder calcular una fecha de parto. Otra forma es controlar la temperatura de la madre cuando cree que está a punto de dar a luz. La temperatura de una perra suele rondar los 38,4 grados. Su temperatura bajará a menos de 37,8 grados justo antes del nacimiento.

¿Mi perra se va a poner de parto?

Los signos de un nacimiento inminente son inquietud, necesidad frecuente de orinar, jadeo y escarbar en su «nido». Por lo general, habrá una secreción de color verde oscuro de la vagina. Esto significa que la placenta se ha desprendido y la madre está lista para dar a luz. Si aparece la secreción y tu perra aún no ha tenido cachorros después de unas horas, comuníquese con su veterinario para obtener ayuda.

Una madre perra generalmente puede manejar un parto completamente por su cuenta. Ella dará a luz a los cachorros, los sacará de la membrana amniótica, masticará el cordón umbilical y comenzará a limpiarlos.

Ayúdale en caso de que lo necesite

Si la nueva madre no parece saber qué hacer, está agotada o está a punto de dar a luz a otro cachorro, hay algunas cosas que puedes hacer. Si el cachorro aún no ha salido, retíralo de la membrana en la que está encerrado.

Si necesitas cortar el cordón umbilical, toma un trozo de hilo resistente y átalo firmemente alrededor del cordón a una pulgada del cuerpo del cachorro. Ate otro lazo apretado un poco más abajo del primer lazo y luego corte el cordón con un par de tijeras limpias.

Pellizca la piel de la nuca del cachorro y trata de hacer que grite. Gritar limpiará el líquido de las vías respiratorias del cachorro. Si tienes una pequeña pipeta para gotas para los ojos, puedes usarla para succionar suavemente el líquido de la nariz del cachorro.

Cuando termine el parto, anima a la madre a que salga para estirar los músculos y hacer sus necesidades. Limpia las toallas y mantas y reemplázalas por otras limpias. Luego, deja a la nueva madre sola con sus nuevos cachorros para amamantar.

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *

Información básica sobre la protección de datos
Responsable: El titular de la web Más información
Finalidad: Moderar los comentarios. Más información.
Legitimación: Por tu consentimiento. Más información.
Destinatarias/os: Los datos se guardan en los servidores de Webempresa, donde está alojado este sitio web. Más información.
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos, así como otros que te explico en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite la supresión por parte de la persona interesada.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre la protección de tus datos personales en mi política de privacidad.